Cómo Limpiar Tu Regadera con Vinagre

Cuando a tu regadera le comienza a aparecer una capa blanca, tienes más de qué preocuparte, que sólo el aspecto desagradable – tus regaderas también pueden convertirse en algo molesto si el agua no puede pasar a través de los agujeros que están taponados con depósitos minerales.

Afortunadamente, hay un método probado y verdadero para la eliminación de minerales y manchas de agua. ¡Y la mejor parte es que ni siquiera tienes que quitar la regadera! Sólo tienes que agarrar una botella de vinagre blanco, una bolsa de plástico, y un trozo de cuerda. Con esto ya tienes todo lo necesario para limpiar la ducha.

Manera libre de Problemas para Limpiar un Cabezal de Regadera con Vinagre

Si no puedes quitar el cabezal de la regadera, o simplemente quieres omitir este paso, sigue estos consejos para una limpieza sin complicaciones:

  1. Llena una bolsa de plástico a la mitad con vinagre blanco. Ten cuidado de no llenar excesivamente la bolsa, o podría desbordarse cuando sumerjas el cabezal.
  2. Coloca dentro de la bolsa el cabezal hasta que toda la regadera esté completamente sumergida en el vinagre. Si necesitas ajustar el nivel de vinagre, hazlo ahora.
  3. Sujeta la bolsa con un pedazo de cuerda o haz ataduras con la misma bolsa alrededor del cuello de la regadera. Analiza cuidadosamente la bolsa para asegurarte de que no se deslizará una vez que la dejes reposar.
  4. Deja la regadera durante varias horas de esta manera. Para un accesorio especialmente sucio, déjalo durante la noche. Sin embargo, si tienes un cabezal de latón, oro o níquel, quítalo del vinagre después de 30 minutos. Más de esto podría dañar el acabado. 
  5. Desata la bolsa y retírela de la regadera. Inclina la bolsa y deja que el vinagre corra por el desagüe de la ducha.
  6. Deja correr agua caliente durante un minuto para eliminar cualquier depósito de minerales pegados dentro de la regadera.
  7. Frota el aparato con un cepillo de dientes viejo si la acumulación permanece. Concéntrate en las áreas alrededor de los agujeros donde sale el agua. Vuelve a abrir el agua caliente para eliminar más residuos. Repite este proceso hasta que ya no veas depósitos minerales.
  8. Pule el cabezal de la ducha con un paño suave para un aspecto acabado. Pule y seca para eliminar manchas de agua y ayudar al cabezal a quedar como nuevo.
  9. Limpia la regadera más a fondo

Si el método anterior no es suficientemente eficaz para eliminar depósitos minerales persistentes, sigue estos pasos para una limpieza más completa:

  1. Retira el cabezal de la regadera. Envuelve la tuerca de conexión con un paño para proteger el acabado y gíralo con una llave.
  2. Remoja el cabezal en un tazón o cubo lleno de vinagre. Dejarlo durante la noche a menos que el accesorio esté revestido en latón, oro, o níquel – en ese caso, quítalo del vinagre después de media hora. Si el accesorio está hecho de metal, puedes calentarlo en la estufa a fuego lento en una olla con vinagre durante 15 minutos.
  3. Enjuaga el cabezal, manteniéndolo boca abajo bajo un grifo. Los depósitos minerales deben desprenderse inmediatamente. Friega con un cepillo de dientes viejo o utiliza un trozo de alambre a través de los agujeros mientras enjuagas.
  4. Vuelve a instalar el cabezal de la regadera. Para evitar fugas, puedes utilizar teflón alrededor de la parte roscada del tubo que se ubica en la pared. Luego vuelve a enroscar la regadera. Abre el agua caliente durante un minuto para eliminar cualquier residuo restante.

Compartenos en los comentarios, ¿haz hecho esto antes? ¿tienes algún otro método de limpieza de regadera? Será un gusto que nos compartas tu experiencia. Si haces esto por primera vez, también nos encantará leerte.