Mitos de Limpieza: Almohadas

MITO #1. Las fundas de almohada mantienen las almohadas limpias

FALSO. ¡Sólo si te gusta desperdiciar tu dinero y estornudar! Mientras que una funda de lino regular ofrece cierta protección, mucha transpiración junto a aceites corporales y células muertas de la piel todavía pasan y son absorbidas por la almohada. Esto no sólo hace que la almohada se vea sucia, sino que también alimenta a los ácaros del polvo que provocan alergias y moho; destruye lentamente el relleno de fibra, acortando la vida útil de la almohada. Las almohadas de pluma de ganso y otras almohadas de relleno natural son incluso más sensibles a la negligencia que las sintéticas, por lo que invertir en almohadillas hipoalergénicas impermeables es imprescindible tanto para prolongar la vida útil de las almohadas como para ahorrar.

MITO #2. ¡Sólo necesitas lavar las almohadas cuando se ven mal!

FALSO. La mayoría de las almohadas responden mal al tratamiento, quedando planas y mutiladas cuando se lavan con agua caliente o usando ciclos de limpieza intensivos. La solución es lavar cuando los niveles de suciedad todavía son bajos y fáciles de eliminar con agua tibia en un ciclo delicado. El lavado frecuente es aún más importante para las almohadas de lavado a mano. Incluso con una funda protectora adicional, las almohadas deben lavarse al menos cada seis meses y con mayor frecuencia si eres es una persona que suda mucho, babea o sufre de alergias. Las fundas de almohada se deben lavar al menos una vez al mes y las fundas de lino normales se deben lavar semanalmente con las sábanas.

MITO #3. Usa cloro (lejía) para blanquear y matar gérmenes en almohadas sucias

FALSO. ¡Sólo si te gustan las almohadas destruidas de color blanco, es una idea brillante! Un potente blanqueador y desinfectante; el blanqueador degrada la fibra delicada de las almohadas. También debilita la tela exterior de una almohada, por lo que es propensa a la trituración y el desgarro. Una vez más, es mejor lavar las almohadas con más frecuencia con productos más suaves que intentar rescatar con tratamientos abrasivos. Si necesitas blanquear, usa un refuerzo de detergente que produzca excelentes resultados sin todo el daño. El uso de cualquiera de las soluciones para el secado previo antes del lavado en un ciclo delicado restaurará fácilmente la mayoría de las almohadas a una apariencia agradablemente perlada.

Almohadas

MITO #4. Usa suavizante de telas para hacer las almohadas más suaves

FALSO. El suavizante de telas, aunque sea increíble para hacer que las toallas y las sábanas se sientan cómodamente suaves, empeora los problemas de las almohadas. Los aceites y polímeros en el suavizante se adhieren y engullen las fibras de relleno, lo que las hace mate. Para imaginar el efecto en las almohadas de plumas, piensa en todas esas tristes imágenes de patos después de derrames de petróleo. Para hacer que las almohadas sean suaves y esponjosas, simplemente colócalas en la secadora con bolas de secado (o incluso pelotas de tenis viejas) durante al menos una hora en un ciclo de medio a bajo. Asegúrate de que las almohadas estén completamente secas antes de regresarlas a tu cama, ya que cualquier humedad remanente alimentará y restaurará el moho y los ácaros.

MITO #5. Es mejor usarlas hasta que no les quepa más suciedad y después reemplazarlas 

FALSO. Como la mayoría de las cosas en la vida, obtienes lo que pagas. Es mejor invertir en calidad que dura, en lugar de basura barata que necesitas reemplazar en repetidas ocasiones. Como regla general, cuanto mayor sea la calidad de una almohada lavable, mejor conservará lo esponjada durante los lavados repetidos. Si tienes problemas en el cuello y el hombro que te obligan a elegir almohadas de gel o espuma viscoelástica esencialmente no lavables, asegúrate de invertir también en fundas de alta calidad y lava religiosamente las fundas y fundas de almohadas para obtener la mayor vida útil de la almohada.

Cuéntanos, ¿conoces algún otro mito para desmentir, o ya habías escuchado de estos que te compartimos? Haznos saber en los comentarios y recuerda suscribirte para recibir éste y más artículos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. | Enterado